Ayuda Registrarse

Consejos de diseño que te ayudarán a tener éxito con tu negocio online

Los negocios que son capaces de captar clientes rápidamente, estimulan el crecimiento de la compañía y optimizan sus inversiones tiene un punto en común: una página web bien diseñada y pensada. Esto es especialmente importante en las tiendas online, pues la diferencia entre un buen diseño y uno malo puede marcar la diferencia en las ventas. A continuación te indicamos una serie de consejos avanzados de diseño que se pueden aplicar a cualquier negocio online, pero que se deberían de tener en cuenta si diseñamos una tienda online.

1. Define el diseño y estilo de tu marca

Desarrollar tu marca no es sinónimo de sacar un logotipo para ello y se acabó. Tómate tu tiempo para desarrollar el tono, la personalidad, el estilo y las características que quieras presentar al mundo para que este te conozca de una determinada manera. Una vez definido el perfil de tu empresa, trasládalo coherentemente a tu página, productos y comunicaciones y tu web transmitirá confianza y seguridad.

  • Reflexiona sobre el sentimiento que quieres evocar en los clientes cuando visiten tu página. Apúntalo e intentar hacer referencia a él cuando estés diseñando tu web. Después, puedes preguntar a tus amigos o familia sus sensaciones y compara si has dado en el clavo o por el contrario te has alejado de tu idea inicial.
  • Investiga un poco sobre los diferentes significados de los colores y crea una guía de estilo que resuma las especificaciones de la tipografía utilizada en tu web, las dimensiones del logo y la gama de colores. También puedes utilizar una herramienta interactiva como Adobe Kuler para crear los colores de tu marca.
  • Crea una guía de redacción que abarque el vocabulario y el lenguaje que se debe utilizar, y cuál no. Haz referencia a las palabras de la marca que apuntaste anteriormente. ¿Se complementan? Muchos de ellos deberían ser sinónimos y el lenguaje recogido en tu guía debe reflejar las emociones que pretendías despertar en tus clientes.
  • Establece una guía para el uso y selección de imágenes. Recuerda que puedes utilizar tus propias fotos o sacarlas de bancos de imágenes, pero no de cualquier página de Internet, ya que se corre el riesgo de violar los derechos de autor.

La creación de estándares de marca como estos van a ayudarte posicionar tu negocio a gran escala. Tu marca y tu página se corresponden paralelamente con tus productos y servicios, de manera que si inviertes en este paso inicial, pero importante, eso se nota. 

2. Elige una plantilla coherente con tu marca

Puede que no sepas todavía qué tipo de plantilla escoger, por eso es una buena idea tomarse un tiempo viendo los diseños que te gustan y observar qué es lo que tienen en común. Mantener la consistencia con los colores y tipografía que hemos mencionado anteriormente. Algunas plantillas están diseñadas según una industria o tipo de contenido que interesa destacar en tu página (imágenes, ropa, novedades, vídeo, hostelería...).

3. Desarrolla A/B test con el diseño de tu web

Realizar pruebas con el diseño de tu página puede ayudarte a mejorar los resultados. El color, el tamaño o la ubicación de un botón (como "comprar") pueden influir en los resultados finales. Si no sabes muy bien qué podría funcionar mejor (por ejemplo, un botón verde o un botón rojo), haz un test. Prueba las dos versiones y mide la reacción de tus usuarios para ver cuál ha sido el que mejor resultado te ha dado. Los A/B Test pueden ayudarte enormemente a conocer qué prefieren tus usuarios y así aplicarlo a decisiones futuras.

 

Para ello puedes basarte en tus propios resultados (teniendo en cuenta, por ejemplo, la métrica de Google Analytics) o utilizar herramientas externas como Optimizely que te permite experimentar con tu página web (modificar textos, cambiar colores...) a modo de prueba y desarrollar un A/B test para ver qué tendría mejores resultados.

4. Estudia la usabilidad de tu página y la experiencia del usuario en ella

Saber cómo interactúan tus visitas en tu web, si encuentran la información que están buscando o si hay un elemento que les llama más la atención que otro te será de gran utilidad para optimizar el diseño de tu página e incluso incrementar las ventas. Esto es lo que se conoce como "usabilidad de una página". Puedes analizar el comportamiento de tus visitas a través de una herramienta como Foresee o Qualtrics.


Los test de usabilidad son muy fáciles de hacer: tan sólo tienes que plantear preguntas de carácter general que puedas aplicar a tu página (por ejemplo, ¿Cómo buscarías un regalo para el cumpleaños de tu hijo?) y ver cómo se comportan las personas en tu página: dónde hace clic, dónde busca, qué información es la que no encuentra...  Las plataformas que mencionábamos antes desarrollan encuestas anónimas, por lo que los usuarios se sentirán más cómodos mostrando su disconformidad o sugiriendo mejoras.


Los resultados deben recogerse en un sistema de puntuación y las herramientas de análisis te ayudarán a descubrir los puntos fuertes y los no tan fuertes de tu página. Es la mejor forma de recibir crítica de los mejores examinadores que puedes tener: tus clientes.

5. Elige un diseño actual que siga las tendencias de diseño

El diseño web también pasa de moda, al igual que las tendencias textiles o de peinado, pero incluso más rápido aún si cabe. Si no lo actualizas de vez en cuando tu página podrá verse anticuada. No temas hacer cambios en tu página o adaptar la presentación de tus productos. Recuerda al modernizar tu página web transmitir los cambios a tus canales de márketing y comunicación. Muestra los cambios como actualización de tu marca y no como un puro capricho. Puedes investigar por Internet qué nuevas páginas se crean, ver que cambios implementan y dejarte inspirar por otras páginas de ejemplo.

Fuente: jimdo.com | Autor: Adrienne Lumb


¿Te gustó el artículo?


Compártelo


Lucía Iribarren

Traductora de Jimdo