Cómo crear el plan de tu página web en solo 4 pasos

Crea el plan de tu página web en solo 4 pasos

En los años que llevamos creando páginas web para nuestros clientes, cada diseño nos permite confirmar, una y otra vez, que el paso más importante durante la preparación para crear una página web es diseñar un plan de sitio. Muchas personas que lo hacen por su cuenta suelen saltarse este paso, lo cual es un gran error. Nada puede acelerar más el proceso de creación de tu página web que un plan de sitio bien pensado.


Para crear el plan de una página web, debes seguir estos simples pasos:

  • Paso 1: Piensa ideas para tu página web y haz una lista de ellas
  • Paso 2: Organiza tus ideas por temáticas
  • Paso 3: Crea un boceto sencillo de tus subpáginas
  • Paso 4: Dale cuerpo al documento

¿Qué es un plan de sitio?

En arquitectura, un plan del sitio es la visión en miniatura de cómo un trozo de terreno vacío se transformará en un nuevo proyecto de construcción. Es una representación gráfica detallada de todas las nuevas aceras, los nuevos aparcamientos y los edificios que se construirán en el terreno. Este plan será indispensable para el equipo de construcción una vez comenzado el proyecto, ya que implica que no deben tomar ninguna decisión en el campo: ya se ha decidido todo durante la fase de planificación.

 

El mismo concepto de plan del sitio también funciona de forma excelente con las páginas web. Piensa y documenta exactamente lo que quieres y, verás que cuando tengas todo preparado para crear tu sitio, las decisiones más difíciles ya habrán quedado atrás.

El plan del sitio más básico no es más que un simple boceto. Se le pueden añadir notas, textos completos, imágenes y más para hacerlo más completo. Por lo general, recomendamos incluir la mayor cantidad de información posible al documento. De esta manera, tu plan de sitio acabará siendo una versión offline de lo que luego será tu página web.

 

Contar con este documento final no tiene precio, ya sea si planeas crear tu página web por tu cuenta o si piensas contratar a alguien para que lo haga. Cuando le pagas a alguien para que diseñe tu página web, el precio suele ser por hora, por lo que tener un plan de sitio completo puede ahorrarte mucho dinero y acelerar el proyecto significativamente.

 

Si bien crear tu plan del sitio es una tarea que puede hacerse con cierta flexibilidad, aquí te compartimos los pasos que los diseñadores suelen seguir cuando trabajan con sus clientes. El proceso comienza por hacer una lista de los diferentes contenidos que te gustaría colocar en tu página web. Durante este proceso, podrás también ir identificando patrones y grupos. Luego, puedes convertir estos grupos en las futuras subpáginas de tu sitio, y crear un boceto sobre la base de esas subpáginas. Finalmente, podrás darle más cuerpo al boceto registrando exactamente lo que debería aparecer en cada subpágina de tu página web.

Paso 1: Haz una lista de tus ideas

Como ya tienes identificada a tu audiencia y sabes cuál es el mensaje que quieres dar, debes saber reconocer el alcance que puede tener tu sitio. Durante este primer paso, comenzarás a tener en cuenta los detalles, es decir, precisamente qué tipo de contenido necesita tener tu página web.

Organiza tus ideas por temáticas

Constelación de la tormenta de ideas de para tu página web

Comienza por echar un vistazo a las páginas web de tus principales competidores y observa qué subpáginas y tipo de contenido están usando. ¿Puedes apreciar la finalidad de cada sitio que visitas? ¿Puedes ver cómo se espera que un visitante se mueva de una subpágina a otra? ¿Sientes que se te impulsa a hacer clic en los botones ‘call-to-action’ del sitio?

 

Ahora es momento de llevar la tormenta de ideas a la práctica.

 

La mejor forma de hacerlo es junto a un pequeño grupo de gente que también esté involucrada en tu página web. Empieza por compartir tus notas sobre tu audiencia, el mensaje y todo lo que hayas descubierto al analizar otras páginas web. Luego empieza a debatir sobre las diferentes cosas que cada uno de los del equipo quiere para la página web. Pueden ser grandes o pequeñas ideas; arroja todo al montón, sea fácil o difícil de lograr.

Escribe cada idea en una ficha o en un post-it y pégalas por todo el suelo o la pared para que puedas verlas todas juntas.

Ordenaremos las ideas en el próximo paso.

Paso 2: Agrupa tus ideas por temáticas

Con todas tus notas frente a ti, comienza a organizar los conceptos y las ideas en diferentes grupos. Cuando notes que empieza a aparecer un patrón, algunos de los grupos pueden convertirse en las subpáginas de tu sitio.

 

Por ejemplo, las descripciones de producto, las fotos de producto, los testimonios de clientes y un vídeo de YouTube del producto en acción pueden agruparse para formar una subpágina de producto. Tu botón ‘call-to-action’ principal, tus novedades y un simple formulario de contacto pueden agruparse dentro de la página de inicio de tu web.

Verás incluso que algunas subpáginas deberían estar dentro de un mismo grupo y podrás, a su vez, agruparlas dentro de un tema más amplio. Esto podría servirte si tienes productos o servicios variados para ofrecer, o si hay variaciones de un tema en particular; por ejemplo, si todo se relaciona con una propiedad en alquiler para la cual tienes una galería de fotos, un mapa y reglas escritas.

 

Puede que algunas ideas no queden bien con ninguna otra. En estos casos, pregúntate: ¿son realmente necesarias? ¿Merecen una subpágina exclusiva en tu página web? Déjalas a un lado y revísalas en el próximo paso cuando hagamos el boceto de la navegación de tu página web.

Paso 3: Crea un boceto de las subpáginas

Boceto o esquema para la navegación de una página web

Así como las ideas de contenido que has agrupado se convierten en subpáginas de tu sitio, es hora de encontrar un método para mostrar esta información en un formato de lectura fácil. En Jimdo nos gustan los bocetos o las listas numeradas porque son formatos rápidos y fáciles para consultar.

 

Al organizar las subpáginas de tu sitio, ponte un límite de entre cinco y siete subpáginas principales. Este es el número óptimo que las personas pueden digerir de una sola vez con mayor facilidad. Si necesitas más subpáginas, agrupa algunas dentro de otras que estén entre las principales.

 

Una regla de oro a la hora de mostrar el contenido es asegurarse de que los visitantes puedan encontrar lo que sea que estén buscando sin tener que hacer clic en más de tres enlaces. Cada clic adicional pone en riesgo la permanencia del usuario en tu sitio y puede hacer que lo abandone. También es posible que un visitante llegue a otra sección de tu página web que no sea el inicio, entonces querrás asegurarte de que pueda ubicarse fácilmente, sin importar donde comenzó.

Paso 4: Dale cuerpo al documento

Con un boceto ya listo, sigue completando este plan del sitio con notas debajo de cada subpágina para recordar contenido e información en particular que quieras colocar allí. Puede ser en forma de texto, imágenes, enlaces o incluso vídeos.

 

Recomendamos utilizar tres tipos de título por cada subpágina.

  • El primer título es el más corto posible para la subpágina. Es el que puedes poner en el menú de navegación del sitio, y será el que los visitantes usen para ir de una subpágina a otra dentro de tu sitio.
  • Los títulos son muy importantes para establecer una jerarquía dentro de la página web, y cada subpágina de tu sitio debería comenzar con un título h1 para que los visitantes sepan exactamente en qué lugar de tu página web se encuentran. A continuación es donde podrás poner el segundo título que has creado.
  • El tercer título debe ser más largo y más descriptivo. Se debe usar para mejorar el posicionamiento de tu página web en buscadores como Google. El título propiamente dicho no aparecerá dentro del área visible de tu página web, sino que se usará en la etiqueta del título de cada subpágina. La etiqueta del título es una de las etiquetas HTML más básicas, y es lo que también aparece en la barra del navegador cuando estás en una determinada subpágina de una página web.

Quizás suena un poco complicado, pero la mayoría de los sistemas de creación de páginas web brindan una forma fácil de ingresar este texto sin necesidad de usar un código.

 

Al final de este paso, cada subpágina del boceto de tu sitio debería verse similar a esta:

 

IV. La página ‘Acerca de’:

  1. Acerca de (título de navegación)
  2. Acerca de los productos XYZ: (título que aparece en la subpágina)
  3. Acerca de los productos XYZ: líderes en dispositivos en Europa y Latinoamérica (título descriptivo)
  • Historia de la empresa
  • Fotos del equipo
  • Logotipo de la empresa
  • Formulario para ponerse en contacto con la empresa

El plan de sitio que surja de este paso será tu guía y el plan de acción para toda tu página web. Tenlo siempre en cuenta pues hará más rápido y fácil el proceso de creación de tu página web.

 

Con tu plan de sitio terminado, junto con la investigación sobre tu audiencia objetivo, un propósito claro y un mensaje para tu página web, tendrás casi todo lo necesario para pedirle a alguien que cree tu sitio o para hacerlo por tu cuenta. Todas las preguntas importantes ya tendrán respuesta, lo que dará como resultado un proyecto que se completa mucho más rápidamente y a un gasto mucho menor.

 

¿Todo listo para empezar?


Comparte este artículo:

Marcos de Barros
Redactor web


Escribir comentario

Comentarios: 0